Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Surfeadores de nebulosas

La suerte de haberte encontrado aunque en un laberinto sin salida nos perdamos, nos tenemos uno al otro para que sin miedo explorarlo.
Como meteoros ambos el cosmos y el universo surfeamos, nos detenemos en las galaxias para nuestro amor entregarnos.
No es rojo si no dorado el hilo atado a nuestras manos, sellando ipso facto nuestro pacto de amor sagrado.
No hace falta mas nuestras de amor puro y escaso que la forma en la que me inspiras para llenar este poemario.

Brillaste ante la adversidad

Si alguna vez necesite recordar espero que en rus ojos poder navegar, ahogarme en esa inmensidad y poder echarme a andar,
Sumergirme en esa mira y que un recuerdo, el de una esquina, el de un pasillo... El de un encuentro
Situarme en la soledad y mirarte caminar... 
Que seas los ojos que quiero admirar al pasillo de una casa cruzar.
Que seas quien me despierte para madrugar, con cafés y platicas nuestras vidas acoplar.
Que seas quien a regaños la tinta de las manos me quite, para que sueños y deseos en una cama compartamos.
Quiero que seas Recuerdos, Sueños, Anhelos, Esperanzas, Quiero que seas tú.

Manteniendo el equilibrio.

Me sostengo entre una delgada linea, manteniendo el equilibrio entre la locura y la cordura, estoy allí. evitando que escapen mis demonios, una fuerte lucha por mantener mi alma encerrada, en mi, ese soy yo, ansioso, taciturno, entre cuerdo y lunático, sin evocar ninguna expresión, sin poder mantener la calma o estar quieto, tratando de corregir todo, de volver a la calma, de recobrar la paz, pero de nuevo caigo, de nuevo mas profundo, mas y mas profundo, como si el abismo cada vez se hiciera mas profundo y yo mas pesado, intento aunque sea disfrutar mi caída, como gladiador disfrutar su lucha aunque sabe que se aproxima a su muerte, intentando saborearla, disfrutar cada centímetro, cada bocanada de aire, cada aleteo como cual mariposa monarca disfruta su único día de vida, lo intento, pero ni el dolor he de disfrutar pues los recuerdos echos granizo golpean lo frágil de mi alma en su súbita caída, ya resignado a caer, a golpear y a resistir, así estoy entre dos mundos, semivivo semim…